El escenario de lo que fue el lugar que conmocionó a toda la nación hace 12 años, se convirtió en el “Primer Memorial para Víctimas Desaparecidas en Baja California” en donde las familias podrán llevar flores, hacer misas o acercarse para recordar a los seres queridos que desaparecieron y no han encontrado.

Este espacio, fue inaugurado por la presidenta municipal, Karla Patricia Ruiz Macfarland, y el presidente de la asociación civil, Unidos por los Desaparecidos en Baja California, Fernando Oseguera, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que se conmemora el 30 de agosto en todo el mundo.

“Como municipio, fuimos el puente para lograr que con buena voluntad y cooperación se pudiera dignificar este predio en el que, por ser privado, no podíamos nosotros invertir directamente, sin embargo, buscamos el apoyo de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) para que hoy, este lugar que un día fue causa de mucho dolor, sea un espacio donde las familias de las víctimas puedan venir o dar apoyo a otras personas que estén en su misma situación”, expreso la primer edil.

Ante la presencia de la comunidad afectada por la desaparición de padres, madres, hermanos, hermanas, hijos, hijas o esposos y esposas, procedentes de todo el estado, Ruiz Macfarland señaló que, a pesar de que el tema es estatal, asumió el compromiso de ayudar con lo que fuera factible desde el ámbito municipal, por lo que priorizó disminuir los gastos que las familias deben realizar una vez que identifican un cuerpo.

“Hace dos meses que se inició la edificación y lo terminaron. Este es el primer memorial que existe en Baja California, y uno de los primeros en México, y es ejemplo de que cuando hay voluntad política se pueden hacer las cosas. Hoy gracias a la presidenta municipal, tenemos un lugar para todas que las familias de los desaparecidos puedan venir a dejar flores, a llorar, a rezar”, expresó el presidente de la asociación civil Unidos por los Desaparecidos en Baja California.

La colaboración de 7 empresas constructoras que aportaron tanto el material como la mano de obra, permitió la edificación de este lugar en el Ejido Maclovio Rojas, específicamente en el predio donde, en 2009, fueron descubiertas varias fosas sépticas en las que Santiago Meza López, “El Pozolero”, se deshacía de los cuerpos de personas asesinadas a causa del narcotráfico.

A esta “pequeña semilla”, a la que Ruiz Macfarland espera la siguiente administración dé continuidad, se le suma la construcción del Panteón Forense, un espacio para los cuerpos de personas desconocidas, personas que han sufrido muertes violentas, migrantes fallecidos en esta ciudad, donde permanecerán hasta que sean identificados por sus familiares. Mismo que se logró gracias a la firma de un convenio de colaboración que signó con el Poder Judicial, a cargo del Servicio Médico Forense (Semefo), y la Fiscalía del Estado.

La obra del cementerio, que estará ubicado en el Panteón Número 11, arrancará en los próximo días con una inversión de 5 millones de pesos y tendrá la capacidad de albergar 3,060 cuerpos, que serán colocados en nichos verticales con el fin de hacer más fácil la identificación, así como la extracción, y economizará el trámite para las familias, explicó la secretaria de Desarrollo Territorial, Urbano y Ambiental (SDTUA), Patricia Peterson Villalobos.

Comentarios