En virtud de que la totalidad de la población penitenciaria está vacunada contra el COVID-19 y que Baja California mantiene el semáforo epidemiológico verde, el Sistema Estatal Penitenciario reabrió el acceso a los CERESOS a visitas de familiares de las personas privadas de la libertad menores de edad, embarazadas y personas de la tercera edad.

Así lo informó la comisionada Ma. Elena Andrade Ramírez, quien agregó que preservar el derecho a la salud y a la vida son parte de las prioridades de su gestión, por ello en la CESISPE durante la pandemia ha ejecutado un plan especializado.

Precisó que, con el refuerzo aplicado a las personas privadas de la libertad en el CERESO de Mexicali, concluyó la jornada de vacunación masiva con la participación de personal de la SEDENA, que proporcionó el biológico y acompañó en su aplicación al personal médico de CESISPE en los Centros Penitenciarios del Estado.

La funcionaria dijo que las personas privadas de la libertad, el personal administrativo, además de la Policía de Guardia y Custodia Penitenciario de los tres centros de internamiento para adolescentes y los cinco centros de reinserción social del Estado, recibieron la correspondiente dosis de refuerzo, y los de nuevo ingreso la vacuna AstraZeneca indicada para la primera vez.

Enfatizó que este tipo de acciones buscan preservar el derecho a la salud y la vida, son parte del pleno respeto a los derechos humanos y a los lineamientos incluidos en el programa de rescate y dignificación del Sistema Penitenciario, para mejorar la calidad de vida de las personas privadas de la libertad.

La comisionada afirmó que la nueva disposición va a permitir nuevamente la convivencia de los internos con sus hijos, padres, hermanos, lo que es muy importante, para el proceso de reinserción social.

Finalmente, señaló que se continúa con los protocolos preventivos contra el COVID-19, recomendados por la Secretaría de Salud.

Comentarios