Para promover en niñas y niños la protección y cuidado del medio ambiente, la coordinación de Atención a la Niñez del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (SDIF) lleva a cabo el proyecto “La educación en color verde”, en 16 de sus centros educativos.

La directora del SDIF, Magdalena Bautista Ramírez, explicó que “La Educación en color verde” consiste en habilitar huertos en estancias infantiles y preescolares, donde alumnos y maestras siembren, cultiven y cosechen alimentos de origen vegetal, mismos que serán utilizados en los propios espacios educativos, despertando en niñas y niños el interés por el cuidado de su alimentación y la protección del medio ambiente.

El proyecto autosustentable busca que las futuras generaciones descubran en ellos nuevas habilidades y que, a través de estas, encuentren una alternativa apropiada para que la familia produzca y consuma productos frescos y saludables que les proporcione una dieta balanceada.

Los beneficios de los huertos van desde la salud hasta la economía. “Cultivar nuestros propios alimentos es una excelente manera de saber qué estamos consumiendo y cómo se está produciendo, qué tipo de fertilizantes estamos usando y qué tan saludable es nuestra comida”, destacó la directora del SDIF.

Agregó que la creación de un huerto fortalece la integración familiar y los lazos de amistad entre quienes participan en el proyecto, produciendo además alimentos de manera sana y segura.

Bautista Ramírez dijo que de acuerdo al plan social emprendido por la presidenta municipal, Karla Patricia Ruíz Macfarland, implementar acciones encaminadas a lograr el desarrollo integral de las familias es una prioridad, por lo que a través del SDIF seguirán impulsando proyectos que además contribuyan en la formación y compromiso de las nuevas generaciones.

Comentarios