Para los vecinos de Jardín Dorado no fue suficiente la tregua de tres meses que ordenó la alcaldesa de Tijuana Monserrat Caballero Ramírez, respecto al conflicto que existe entre los residentes de esta comunidad con respecto a la construcción de la línea de gas natural a cargo de la empresa C&J Tech, ya que si bien se suspenden de manera temporal los trabajos de la obra, sólo para revisar si se cumplen tanto los permisos como las normas ambientales y de protección civil que se requieren para su respectiva operación, esto no garantiza hasta el momento que se vaya a frenar por completo.

Y es que cuando decimos que no fue suficiente, es porque estimado lector, los vecinos tuvieron que recurrir al propio Presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, en su gira reciente que tuvo lugar en Tecate, Baja California, el pasado 14 de octubre.

Así como lo lee, se armaron de valor Saúl Zamudio, presidente del Comité de Vecinos de Jardín Dorado y Marco Antonio Cuadras, residente de esta comunidad, quienes han estado al frente del movimiento de resistencia para frenar la construcción del gasoducto.

Ambos acudieron a Tecate y personalmente abordaron AMLO mientras llegaba a un evento en su camioneta, tuvieron la oportunidad de entregarle físicamente el documento en el que los vecinos de Jardín Dorado le solicitan su apoyo para ayudarlos a que el gasoducto no pase por la colonia, ya que consideran se trata de una bomba de tiempo que atenta contra la seguridad de todos los colonos, además de que a escasos metros se encuentran gasolineras y escuelas.

La preocupación de los vecinos es muy clara, por un lado que la empresa constructora del gasoducto pudiera conseguir un amparo que le permita continuar sin problema alguno con el avance de los trabajos, mientras que por por el otro está el que la autoridad municipal de Tijuana resuelva que no hay impedimento alguno para que se reanude la introducción de la tubería en la línea del gasoducto.

Hace unos días aquí mismo en este espacio de opinión advertimos sobre la bomba de tiempo que representa no sólo a la comunidad de Jardín Dorado sino también para la propia alcaldesa de Tijuana, quien deberá analizar cuidadosamente la decisión que su gobierno tomará respecto a este tema, porque en esta ocasión está de por medio la voluntad de los ciudadanos afectados y con esa, en particular, no se juega.

Los representantes de Jardín Dorado han señalado en reiteradas ocasiones que la decisión de la comunidad es una sola: No permitirán que tuberías de gas natural atraviesan las calles de la colonia, porque tal cual hicieron hace un año con el mismo tema y lograron frenarlo, en esta ocasión están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para que la obra del gasoducto tome otra ruta distinta a la que hasta ahora se pretende consolidar.

Estaremos muy atentos a las decisiones que las autoridades correspondientes y el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador tomen respecto a este problema en el que están de por medio cientos de residentes, hombres mujeres y niños que se han manifestado oportunamente y que están alertas ante cualquier intención de madrugarles. Escríbeme a estrada.maldonado.ismael@gmail.com ¡nos leemos pronto!

Comentarios