Dos millones 178 mil personas en el país buscan un terreno para construir su casa, lo que representa el 45% de la demanda nacional, informó la delegada del Infonavit Ana Lizeth Gómez.

Durante su participación en la reunión afiliados a la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) encabezado por José Alfredo Salazar Juárez, la funcionaria dijo que, ante la demanda, fue reformada la ley del Infonavit para dar al instituto la facultad de otorgar créditos para la adquisición de suelo.

La estrategia para atender a los derechohabientes, fue la creación del programa Crediterreno, a través del cuál el trabajador puede usar su crédito para comprar un terreno a un plazo máximo de 15 años a un interés del 6.5 a 8.2%, si se trata de primera acción de vivienda o de 9.0 a 11.0%, si se trata de una segunda adquisición.

Gómez explicó a los desarrolladores de vivienda, que, entre las ventajas para el trabajador, están la necesidad de un puntaje mínimo -solo 980- y, destinar la aportación del patrón a la amortización del capital, lo que aligera su carga financiera, mientras que el monto del crédito está sujeto a su capacidad de pago.

Para acceder al crédito el derechohabiente debe contar con el documento oficial que acredite el uso de suelo habitacional, estar cerca de centros de salud, escuelas, tiendas de abasto, espacio recreativos y fuentes de empleo, además de contar con acceso a los servicios básicos (gas, recolección de basura, etc.).

También debe estar fuera de zonas de riesgo por fallas geológicas, inundaciones, rellenos sanitarios, entre otros, estar al corriente del predial, contar con título de propiedad y si está dentro de un desarrollo habitacional, este debe contar con acceso pavimentado, además de contar con la superficie mínima para construir de acuerdo con las normas de desarrollo urbano.

Ana Lizeth Gómez señaló que la superficie de las ciudades ha crecido 2.3 veces más rápido que la población urbana de una forma discontinua, dispersa y de baja densidad, lo que ha generado un rezago histórico de regularización y la consolidación del mercado informal.

Precisó que en la periferia de las ciudades el valor del suelo representa entre 6 y 18% del costo de la vivienda, mientras que en zonas consolidadas representa hasta un 50%, lo que genera precios elevados en estas últimas.

Comentarios