La falta del sueño en niños y bebés puede afectar en su desarrollo, por lo que el Hospital General de Tijuana (HGT) a través del jefe de Pediatría, Óscar Armenta, emitió algunas recomendaciones para cuidar a los pequeños.

El pediatra explicó que, dependiendo de la edad del menor deberá dormir cierta cantidad de horas, en los primeros dos años de vida de 11 a 14 horas diarias; entre los 3 y los 5 años de 10 a 13 horas; de 6 a 12 años de 9 a 12 horas; entre los 13 y los 18 de 8 a 10 horas.

Asimismo, manifestó que en los infantes la falta de sueño puede afectar su actividad cerebral, alterando la memoria, el lenguaje y los procesos de solución de problemas, así como el metabolismo, provocando incluso obesidad; expresó que el horario, la duración y la calidad del sueño pueden estar ligados a fenómenos que afectan el desarrollo cognitivo y las emociones, entre otros padecimientos.

Agregó que los niños en edad escolar, que pierden más de 3 o 4 horas de sueño al día y de manera continua, pueden presentar irritabilidad, inquietud, desánimo, cansancio, baja tolerancia a la frustración, déficit de memoria, bajo rendimiento motor, falta de ánimo, apatía, disminución del rendimiento escolar, falta de concentración, entre otros.

“Para evitar estos síntomas, es fundamental seguir hábitos saludables de sueño con responsabilidad”, dijo Óscar Armenta.

En este sentido, exhortó a los padres y madres de familia a seguir algunas recomendaciones para fomentar el hábito del sueño como, acostarse y levantarse a la misma hora, apagar computadoras y pantallas al menos media hora antes de dormir, reemplazar pantallas por cuentos o canciones y utilizar luz natural en la medida de lo posible.

Finalmente, reiteró que si el desorden del sueño persiste, es recomendable que los padres visiten a su médico para realizar una valoración y determinar un tratamiento adecuado.

Comentarios