Para el Presidente del Colegio de Abogados de Tijuana, Lic. Hassan Franco Ruíz el robo cometido al Registro Público de la Propiedad en las instalaciones de CANACO representa una burla y viene a reafirmar el poco interés y compromiso de las autoridades con el tema de la seguridad en nuestro Estado y Ciudad.

“Se confirma que la delincuencia si está organizada y el gobierno desorganizado y somos los ciudadanos quienes padecemos las consecuencias del poco compromiso por parte de la autoridad”

Hassan Franco, indicó que es lamentable que nuestras autoridades “sólo se echen la bolita” y no se coordinen de manera seria y permanente con una estrategia integral para regresar la seguridad a las familias.

“Desgraciadamente debe de suceder algo así y que los diferentes actores manifiesten su postura y critiquen el actuar de la autoridad, para poner el dedo en la llaga de nueva cuenta y exigir resultados contundentes”

El presidente del Colegio de Abogados reiteró su postura en cuanto a que la situación está colapsada y que por ello, la delincuencia actúa cuándo quiere, dónde quiere y cómo quiere y como ejemplo, recordó los asaltos cometidos en plena luz del día semanas atrás a un restaurante de carnes de la zona del rio y a una panadería ubicada frente a palacio municipal a la misma hora.

“El saber que Baja California ocupa el 2do. lugar entre los estados más violentos con un registro de cerca de 3 mil homicidios dolosos según la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) el año pasado y que Tijuana ocupa el quinto lugar en el ranking mundial de las ciudades más violentas, no representó ninguna importancia para las autoridades y que

“No se trata que lleguen más elementos de la guardia nacional y verlos parados en las calles, sino que regresen las mesas de coordinación donde la sociedad civil pueda participar y que sea de manera permanente, no solo cuando suceden hechos mediáticos, porque este tema merece seriedad y contundencia por parte de todos los involucrados”

Hassan Franco reiteró que, si esto le sucedió a la autoridad, al gobierno, qué podemos esperar los ciudadanos de bien, ya que es una realidad que no tenemos ninguna certeza de protección, de prevención del delito y de procuración de justicia y, por lo tanto, no existe la certeza que las autoridades nos puedan proteger de un delito ni de resolverlo.

Comentarios