pGrL2v0RyRg
Entretenida
2.4Nota Final
Historia
Guion
Actuación
Ritmo
Puntuación de los lectores 0 Votos

Dejemos en claro que la serie ¿Quién lo mató?, de Prime Video, es un drama, es suspenso, es ficción y desde ahí se tiene que apreciar y ser calificada. Inspirada en hechos reales sobre el caso del asesinato contra Francisco “Paco” Stanley el pasado 7 de junio de 1999 en la Ciudad de México, es una producción que es llevada a la farsa y al suspenso por parte de sus creadores Alexandro Aldrete, Rodrigo Ruiz Patterson y Humberto Hinojosa Ozcariz, que tuvo experiencia en 14 capítulos en Luis Miguel, La Serie de Netflix.

¿Quién lo mató?, recrea la declaración y perspectiva de cada uno de seis personajes cercanos a la investigación del homicidio contra Francisco Stanley, interpretado por Roberto Duarte; Mario Rodríguez Bezares por Luis Gerardo Méndez; Brenda Bezares por Zuria Vega; Jorge Gil por Diego Boneta, Benito Castro por Javier Ramírez y Paola Durante por Belinda. Se cuestiona que no está apegada a la realidad, pero se debe insistir que hay una interpretación del caso que se mezcla con videos originales y recreaciones que logran un melodrama intrigante.

Dos estrellas y media de cinco se lleva esta primera dramatización del enigmático e impune caso. En la serie se dramatizan las versiones y mitos sobre las motivaciones del fatal desenlace de Stanley que transitan entre líos de faldas, adicciones y narcotráfico. Atención, aunque los valores de producción son detallados y con cierto apego a la estética de los 90; las críticas a la exageración en caracterizaciones y vestuario son rasgos que juegan a favor de la producción que podría ser usado en los juicios por derechos de autor a favor de Amazon.

El capítulo cuarto de ¿Quién lo mató?, probablemente es el más completo y contrastante. Benito Castro, El Cha, es el protagonista de la narrativa en la que es fiel a la esencia del músico y comediante que durante sus entrevistas fue honesto al admitir sus adicciones y errores, incluso de inocentemente ratificar los posibles negocios que sostuviera Paco con el crimen organizado. Cumple porque mediante una plática ficticia y friccionada con un cantinero es como se develan detalles y sospechas de negocios y problemas de faldas por las que Stanley pudo haber sido asesinado.

Sorprendió la personalidad del personaje de Jorge Gil como fanático religioso y retraído socialmente, una aportación de Diego Boneta pues de Jorge hay poco material personal y profesional en redes, pues no hay vestigios digitales de su trabajo en radio ni en Televisa Espectáculos. De Bezares de Méndez, se agradece que se nota el trabajo de interpretación y se alejó de la imitación.

Las pelucas y el vestuario exagerado, abultado y grotesco pareciera descolocado, pero confío en que es parte de una herramienta de defensa ante las demandas por derechos de autor o explotación comercial, incluso de agravios por difamación ya que el cambio de algunos nombres y las caracterizaciones descuidadas han propiciado críticas, asegurando que lo producido no se parece a la realidad. Punto a favor de la serie más vista en la plataforma de Prime.

Comentarios