Ya hay una Estación de Monitoreo de Calidad del Aire que la Air Pollution Control District (APCD) del condado de San Diego instaló en Otay, con el objetivo de medir la calidad de aire y emitir estrategias bilaterales para combatir la contaminación atmosférica en ambos lados de la frontera.

El cónsul de Estados Unidos en Tijuana, Thomas E. Reott, calificó este hecho como un momento histórico, que fue posible gracias a la cooperación de los dos países, y reconoció la labor que en ese sentido ha realizado la presidenta municipal, Karla Patria Ruiz Macfarland; al embajador de México en San Diego, Carlos González Gutiérrez; y la vicepresidenta de la Junta de Supervisión del Distrito 1 en San Diego, Nora Vargas, en un tema relevante para la economía y salud de los ciudadanos.

La inauguración de la Estación de Monitoreo se llevó a cabo en formato híbrido desde las instalaciones del Consulado de Estados Unidos en Tijuana y vía Zoom, en donde se dieron cita autoridades de los tres órdenes de gobierno tanto de Estados Unidos como de México, incluida la alcaldesa electa Montserrat Caballero Ramírez.

“La contaminación atmosférica no respeta fronteras, cruza y afecta a todos”, aseveró el cónsul, quien también recalcó que, parte de ser vecinos, significa unir esfuerzos para enfrentar juntos el problema de la contaminación del aire y mejorarlo, por lo que el lanzamiento de la Estación de Monitoreo en Otay “ilustra la fortaleza y calidad de nuestra alianza”.

Durante el evento, el director de la Environmental Protection Agency (EPA), Ben Machol, anunció que, como parte del trabajo de colaboración que han llevado a cabo San Diego y Tijuana para mejorar la calidad del aire, próximamente entregarán al municipio 50 sensores que se instalarán en la ciudad, a fin de que los ciudadanos tengan información en tiempo real y puedan tomar decisiones respecto a las actividades que realizan en el día.

Además, señaló que la Estación de Monitoreo medirá partículas PM2.5, micro y macro, que ingresan a los pulmones provocando distintas enfermedades que van desde tos, enfermedades pulmonares como asma, hasta apoplejía. De ahí la importancia de tomar acciones inmediatas que reduzcan la contaminación del aire en Tijuana-San Diego porque el aire que se respira es el mismo en ambas ciudades.

Por su parte, la directora ejecutiva de Environmental Justice at California Air Resources Board, Chanell Fletcher, resaltó la colaboración binacional para lograr estos acuerdos en los que ha participado Semarnat, Calep, EPA, entre otras organizaciones, para establecer una red de monitoreo de aire en la frontera “que exige un abordaje transfronterizo”, que implica una labor desde la esfera local hasta la federal.

En su turno, la vicepresidenta de la Junta de Supervisión del Distrito 1 en San Diego, Nora Vargas, señaló que, la instalación de la estación en Tijuana, marca un hito entre los dos países, cuyo propósito es tener un aire limpio, pues la contaminación de la atmósfera afecta a todos, aunque no con la misma intensidad, por lo que con los datos que se generarán los ciudadanos podrán atender temas de salud que tampoco tienen fronteras.

Comentarios