Los niños y los jóvenes tienen los mismos derechos humanos generales que los adultos, y también derechos específicos derivados de sus necesidades especiales. Los niños no son propiedad de sus padres ni beneficiarios indefensos de una obra de caridad. Son seres humanos y titulares de sus propios derechos.

En alguna ocasión se han puesto a pensar, ¿Qué estarían haciendo hoy si hubieran seguido sus sueños de cuando eran pequeños? Desde muy temprana edad imaginamos con ser astronautas, bomberos, policías y quien me conoce sabe que desde muy pequeño siempre soñé en algún momento con ser presidente del país. Hoy probablemente nos dediquemos a otros temas, pero aún perdura la responsabilidad de que nuestros niños sigan creciendo e imaginando su futuro, acompañarlos fomentando su crecimiento de manera íntegra, asegurando sus derechos para una niñez de calidad.

Soy un convencido de que la etapa de la niñez viene acompañada de los más puros sentimientos, entre los cuales destaco la ilusión por crecer deprisa, la bondad y solidaridad. Para entrar en materia, en la presente columna me gustaría compartir con ustedes un breve análisis sobre el panorama actual de la niñez en México, acompañado de los más recientes datos sobre los Derechos de los Niños para garantizar su calidad de vida, además de resaltar la importancia del denominado “Crecer jugando” y finalmente compartirles mi experiencia e investigación sobre el desarrollo emocional de los niños mediante la relación con los padres.

Sabían ustedes que en México residen 31.8 millones de niñas y niños, dicha cifra en términos porcentuales representa 25.3 % del total de la población (INEGI, 2020), un número considerable que requiere de atención para un óptimo desarrollo. De manera interna nuestra Constitución ha sido modificada para hacer frente a los problemas que mayormente enfrenta la niñez mexicana, por ejemplo, en la reafirmación de la obligación jurídica de protección a la infancia, un tema que requiere de coordinación con el diseño de mejores programas institucionales que respondan de acuerdo con las necesidades actuales de los niños.

Los principales cambios implementados por los órganos correspondientes han sido el aumento de inversión para el bienestar de la niñez, aumentando la intervención de diversos sectores que podrían apoyar en el desarrollo de los niños del país (El Sol de México, 2022). Por otra parte, en materia de orfandad la Cámara de Diputados (2021) ha realizado labores que protegen a los niños que se encuentran en dicha situación, de igual forma la adopción y protección de garantías inmediatas que salvaguarden la integridad de quienes se encuentren bajo esta condición.

A pesar de los avances en materia legislativa, algunos problemas siguen estando activos en el país, es el caso de la gran afectación mundial de salud ocasionada por el Covid-19, según la revista Forbes (2021) estima que 3.6 millones de niños abandonaron las aulas, además de un aumento considerable en la violencia intrafamiliar. Lastimosamente, son las niñas quienes tienden a ser mayormente víctimas de los problemas anteriormente mencionados, 53.9% viven en pobreza y 27.6% no tienen acceso alimenticio garantizado (Duran, 2022).

Para el país, mejorar el panorama de los niños en el país se ha convertido en una tarea titánica y muy difícil de combatir, las condiciones internas y externas han sido poco favorables para el desarrollo, sin embargo, me gustaría compartirles algunos consejos que como padres podemos aportar para cambiar el panorama de nuestros niños. Durante el crecimiento existe el denominado “Crecer jugando” un proceso por el cual entre padres e hijos es posible establecer vías de comunicación que fomentan una mejor memoria, percepción, expresión y pensamiento atreves del dialogo. La fundación Diagnus (2017) menciona que atreves del juego se puede fomentar la concientización de los niños, mejorar la comprensión sobre las diversas problemáticas que pueden presentarse y establecer un mayor grado de empatía con las relaciones sociales a las cuales se esté enfrentando.

Fortalecer una relación cercana con nuestros niños permitirá que en un futuro muy cercano se conviertan en adultos seguros de sí mismos, capaces de compartir sus emociones, miedos y dudas dentro de una sociedad que carece de empatía. Como padres también debemos de priorizar la salud mental de los niños, cuidar el desarrollo emocional e identificar características que puedan afectar de manera negativa en su desarrollo.

A manera de conclusión, les comento que no tengo la menor duda que nuestros niños tienen en sus manos la más grande oportunidad de ofrecernos un cambio como sociedad y como padres la responsabilidad de seguir impulsando los derechos de todos los niños en su crecimiento. Los adultos somos responsables de ofrecer las mejores condiciones para nuestros niños en apego a las Convenciones Internacionales, Protocolos y políticas públicas implementadas en beneficios de la niñez. Fomentemos actividades que impulsen el juego, la empatía, el trabajo en equipo, mejores ciudadanos para nuestro futuro. Realicemos acciones que desde pequeños perduren en sus memorias y no olviden que nunca dejamos de ser niños.

Bibliografía

Cámara de Diputados. (2021). Aprueba Cámara de Diputados reformas para proteger a niñas, niños y adolescentes en situación de orfandad. 2022, de Cámara de Diputados Sitio web: https://tinyurl.com/49e2mdhb

El Sol de Mexico. (2022). Aprueban diputados reformas para proteger a niños en situación de orfandad. 2022, de El Sol de Mexico Sitio web: https://tinyurl.com/2va8e5r5

INEGI. (2020). Estadísticas A Propósito Del Día Del Niño (30 DE ABRIL). 2022, de INEGI Sitio web: https://tinyurl.com/yckpfyue

Molina K. (2017). La importancia de crecer jugando…. 2022, de Diagnus Sitio web: https://tinyurl.com/yc43ffvy

Menéndez J. (2021). Un día del niño y la niña para reflexionar. 2022, de Revista Forbes Sitio web: https://tinyurl.com/yckpbjs7

Duran c. (2022). Retos y realidades sobre las niñas en México. 2022, de Periodico Correo Sitio web: https://tinyurl.com/28j679rj

Comentarios