Como individuos seguimos ciertas normas que permiten la convivencia y los derechos básicos de cada uno, esto nos permite vivir tranquilamente en sociedad; no obstante, alguna personas manifiestan rechazo e indiferencia y se muestran contrarios a ello, este modelo de conducta cuando se presenta en niños o adolescentes, es denominado como trastorno disocial.

Al respecto, el director general del Instituto de Psiquiatría del Estado de Baja California (IPEBC), Víctor Salvador Rico Hernández, indicó que este padecimiento consiste en un patrón de comportamiento repetitivo de un menor, en el que se violan de forma persistente los derechos fundamentales de los demás.

El funcionario comentó que mayormente este padecimiento se manifiesta en niños y adolescentes varones y presenta características como egoísmo e insensibilidad a los sentimientos de los otros, lo que puede derivar en acoso, así como daños a la propiedad, mentiras o robos sin sentir culpabilidad.

Apuntó que si el trastorno disocial no es tratado, puede derivar en la etapa adulta en un trastorno antisocial de la personalidad lo que puede ser un riesgo para el entorno social; sin embargo, durante la etapa de la infancia y adolescencia también puede ser complicado.

Por último, Rico Hernández llamó a madres, padres de familia y cuidadores a detectar cualquier señal de alerta y acercarse a los servicios gratuitos que el IPEBC ofrece en estos casos, solo es necesario acercarse a su centro de salud más cercano y solicitar una hoja de derivación a la institución; además, en la Línea 075 un especialista en salud mental puede ofrecerles más información y apoyo sobre lo que es el trastorno disocial.

Comentarios