Soy una ciudadana transfronteriza, no solo en papel, sino porque cruzar de México a Estados Unidos es parte de mi vida cotidiana. Vivo en Tijuana y trabajo en el centro de San Diego. Esta experiencia me lleva a reflexionar con frecuencia sobre las diversas visiones y experiencias compartidas a mi alrededor con respecto a los migrantes.

Al norte de la frontera, la discusión a menudo se centra en la política de inmigración y en una ola de inmigrantes sin rostro. Al sur de la frontera, la discusión se centra en todos los migrantes que terminaron atrapados en México. En ambos casos, la cobertura de los medios y la política destacan las implicaciones económicas de su existencia, pero se dice muy poco sobre sus historias y los retos que enfrentan.

Aunque soy ciudadana estadounidense por nacimiento, en muchos sentidos me identifico con los inmigrantes que viajan hacia Estados Unidos. Nunca he ido a la escuela en Estados Unidos y tengo dificultad en entender el sistema educativo. Tampoco he vivido en Estados Unidos y, a menudo, tengo que buscar en Google cosas como “home owners association” para comprender una conversación a mi alrededor. Realmente no comencé a hablar inglés en mi vida diaria hasta que cumplí 18 años y empecé a trabajar en el centro comercial de San Ysidro. Y aquí estoy, 15 años después, todavía con acento mexicano, todavía aprendiendo nuevas palabras todos los días, y todavía tardando un minuto extra para traducir mis pensamientos cuando mi mente no cambia de inmediato al inglés. Pero a diferencia de los migrantes, mis derechos humanos están protegidos en ambos lados de la frontera.

Para la mayoría de los que leen esto, viajar al extranjero significa viajar de vacaciones al país de su elección. O tal vez un viaje de negocios en el que se programa una gran cena para probar la exótica cocina local. Puedes estar con su familia, pareja o amigos. Y puedes volver a casa donde te sientes seguro y cómodo. Sin embargo, eso es todo lo contrario de la experiencia de los migrantes que viajan a Estados Unidos.

Siendo voluntaria con Rotary Internacional durante más de 9 años, tuve la humilde experiencia de trabajar directamente con albergues para migrantes y orfanatos en Tijuana. No puedo imaginarme ser una niña pequeña, asustada, sola, separada de mi familia y con mi vida dependiendo de la misericordia de un gobierno que tal vez te cierre la puerta en la cara y te abandone. La ciudad de Tijuana y su comunidad están limitadas en lo que pueden hacer para ayudar a los migrantes que llegan con sueños destrozados, poca dignidad, y sin esperanzas. Es por eso que fue realmente inspirador ver que durante un momento tan crítico, mientras el mundo luchaba por combatir la pandemia de COVID-19, San Diego dio un paso al frente para cuidar de los niños migrantes no acompañados que buscaban asilo.

La operación de refugio para menores migrantes en el Centro de Convenciones de San Diego ejemplificó lo que puede suceder cuando lideramos con empatía y humanidad, en lugar de miedo. Demostró cómo San Diego es verdaderamente una ciudad que te da bienvenida. El personal y los voluntarios desempeñaron un papel fundamental para ayudar a miles de menores migrantes a reunirse con sus familias y/o patrocinadores. No podemos agradecer lo suficiente a todos los involucrados, desde las organizaciones de servicios sociales, el personal médico, los educadores, las fundaciones y los voluntarios, hasta los donantes de ambos lados de la frontera que colaboraron para garantizar el bienestar de los niños. Este esfuerzo humanitario fue aún más heroico teniendo en cuenta que tuvo lugar en medio de la pandemia.

Aunque la mayoría de los niños no se quedaron en San Diego, su experiencia en esta ciudad marcó el comienzo de sus nuevas vidas. Por mucho que San Diego haya dejado una impresión en ellos, los niños también dejaron su huella aquí al compartir sus historias, abrir nuestros corazones y recordarnos que debemos apreciar lo afortunados que somos en nuestras propias vidas simplemente al sentirnos seguros en nuestros propios hogares.

La próxima vez que te encuentres en una conversación sobre inmigración o los migrantes, detente un momento a reflexionar sobre cómo te sentirías si te obligaran a dejar tu hogar y tu familia para sobrevivir- y la valentía que se necesita para hacerlo. Dediquemos más tiempo a estar agradecidos por las cosas que a menudo damos por sentadas y continuemos haciendo todo lo posible para que Tijuana y San Diego sean ciudades seguras y de oportunidad para todos.

Comentarios